LA RECUPERACIÓN ECONÓMICA MUNDIAL DEBE IR DE LA MANO DE LA RECUPERACIÓN DEL MEDIO AMBIENTE

Podríamos pensar que el 2020  con los efectos de la Pandemia generada por la aparición del Covid-19 se perdió el impulso en los avances en cuanto a detener el cambio climático, pero si somos sensatos no debería ser así. Tal vez esperábamos que después de la dilatada convocatoria del COP25 en la cual se hicieron esfuerzos por acelerar la agenda a partir de este año tendríamos resultados mas inmediatos en la recuperación del daño causado a la naturaleza a lo largo del tiempo.

Los oscuros momentos vividos a lo largo de este año han dejado huella en la conciencia de quienes habitamos el Planeta, de tal manera que se percibe el aprendizaje de las personas en dar el mejor trato al ecosistema, pero para que esto tenga realmente el efecto esperado, requiere del liderazgo de los gobiernos, las empresas, Ong´s, lideres de opinión, etc., es decir, tuvo que suceder toda esta afectación a la salud para darnos cuenta de la pandemia pasiva que nos ataca por la contaminación con graves consecuencias para la naturaleza y la vida de las personas. 

Es el momento para saber y entender que esta reacción no hay que dejarla pasar por alto, pues por las circunstancias hay urgencia de recuperar la economía y los gobiernos invertirán millones de dólares en su salvamento, es ahí donde a la par y dadas las reacciones de la gente, es mucho lo que esos dineros pueden ayudar a detener el cambio climático si estos recursos son ejecutados pensando en ese compromiso con el Planeta.

La producción industrial, el transporte, la generación de energía y todo lo que mueva la economía debe estar proyectado con un alto componente ambiental y se produzca con bajos niveles de CO2, esperamos entonces, que el COP26 pueda dar cuenta de que todo estuvo conforme al sentir de las necesidades del Planeta.