Durante 2020 el sector salud dejó de percibir $1,6 billones por los evasores del SOAT

Según cifras de Fasecolda, en marzo, abril y mayo la expedición de pólizas cayó 22,0%, 48,3% y 11,0%, respectivamente, frente a los mismos meses del año anterior.

Sin embargo, a partir de junio la expedición volvió a retomar la senda de crecimiento y cerró con 2%. Al cierre del año, se registraron cerca de 136.372 vehículos menos que los que se reportaban en 2019.

Es importante resaltar que la evasión registrada a diciembre es histórica y correspondió a 48%, lo que significa que 8,4 millones de los vehículos tienen SOAT y casi la mitad de los que circulan en las calles (7,6 millones) no cumplen con la obligación. Por esto, el sistema de salud deja recibir esos recursos, lo que afecta la atención a más de 700 mil víctimas al año.

Además, dado que este es un seguro regulado por el Gobierno Nacional y, en cumplimiento del Decreto 800 del 4 de junio de 2020, las aseguradoras transfirieron a la Adres el equivalente al menor valor de los siniestros producto de la disminución de la circulación de vehículos y de los accidentes de tránsito durante el aislamiento obligatorio.

“El SOAT puede ser costoso para muchas personas, pero tiene una razón de ser y es la cantidad de recursos que se necesita para cubrir los accidentes de tránsito en el país”, explicó Ángela Húzgame, directora de la cámara de SOAT de Fasecolda

Ante la necesidad de aumentar el flujo de los recursos hacia el sistema de salud para hacer frente a las exigencias derivadas de la pandemia, el Gobierno Nacional acudió a la naturaleza social de este seguro para establecer, mediante el artículo 9 del Decreto 800 de 20201, que las aseguradoras debían reconocer el menor riesgo enfrentado durante el aislamiento obligatorio y transferir los recursos a que hubiera lugar a la Adres, siguiendo los lineamientos que estableciera el Ministerio de Hacienda y Crédito Público.

Como resultado, las aseguradoras del ramo del SOAT transfirieron a la Adres $213.823 millones. Estos fueron recursos recaudados a través de la expedición de pólizas que estuvieron vigentes al menos un día del período de aislamiento.

Así, en el SOAT sí hubo un reconocimiento de la reducción del riesgo durante la cuarentena estricta, pero no se materializó en reintegros o beneficios directos para los tomadores del seguro, sino que, según Fasecolda, de manera indirecta hubo un beneficio, ya que se hizo efectivo mediante recursos que se entregaron al sistema de salud del país.

Los departamentos que menos cumplieron con la obligación son fueron Amazonas, Vichada, Arauca, Putumayo, Chocó y Córdoba.

Estos recursos los utiliza esta entidad para financiar gastos del Sistema General de Seguridad Social en Salud. Así las cosas, durante el año de la pandemia el total de recursos para el sistema de salud correspondió a $2 billones, 11,9% más en comparación con lo aportado en 2019, cuando fue de $1,8 billones.

Fuente: Valentina Acosta, La República.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *